Los autoclaves son equipos cuya función consiste en esterilizar por medio de calor húmedo, generando vapor saturado a presión para destruir microorganismos por coagulación de proteínas (desnaturalización), convirtiendo estas en proteínas no funcionales.